Se espera que el mercado inmobiliario costarricense continúe como un “mercado en crecimiento”.